Desde hace más de 15 años, ofrecemos a nuestros pacientes las soluciones más adecuadas para tratar su presbicia.

Tradicionalmente el tratamiento recomendado era la utilización de gafas, sin embargo, en la actualidad nuestro objetivo es que el paciente elimine por completo su uso.

Pide una cita sin compromiso

 
1 Comienzo 2 Completo

Para lograr la mayor indepencia del uso de gafas, contamos con dos posibles tratamientos:

  1. La corrección mediante el implante de una lente intraocular multifocal o la realización de una micromonovisión o visión combinada, donde con una lente monofocal se deja un ojo un poco más enfocado para cerca, y el otro enfocado de lejos. Obteniéndose unos resultados excelentes con ambas técnicas.
  2. La corrección mediante un tratamiento con Láser Excimer, realizando también una monovisión o visión combinada.

Nuestra primera opción siempre es el implante de una lente intraocular. Se trata de la técnica que mejores resultados está dando hoy en día. El láser, en cambio, está indicado para casos concretos en los que no se puede implantar una lente, y puede ocurrir que los resultados no sean permanentes, aunque sí satisfactorios.

¿En qué consiste la implantación de una lente?

Para la implantación de las lentes intraoculares utilizamos la técnica de la Facoemulsificación, que combina la energía ultrasónica y aspiración. El empleo de los softwares más modernos para el control de la energía de ultrasonidos y de la fluídica, permite unas cirugías limpias y rápidas, acelerando la recuperación visual tras el procedimiento.

Mediante esta técnica se realiza el implante de la lente intraocular. Esta cirugía se realiza en régimen de ambulatoria con anestesia tópica (gotas), duran entre 10-15 minutos y en las que la recuperación visual total se produce en muy pocos días.